viernes, 18 de mayo de 2007

Canción del día: "El eterno femenino" (La Mode)

Corría el año 1982 y esa cosa que quizá nunca existió y que por convenio hemos dado en llamar "la Movida madrileña" estaba en pleno apogeo. Grupo inclasificable publica disco inclasificable y nadie -bueno, muy poca gente- hace caso. Y así, a la chita callando, ha nacido una de las grandes cumbres de la historia del pop en español, el LP "El eterno femenino" de La Mode: música electrónica de altos vuelos y letras de aura intelectual(illa) para paladares exquisitos, en la misma época en que synth-pop en español significaba mayormente, ejem, Azul Y Negro (¿se acuerdan?: "mestoyvolviendoloco-mestoyvolviendoloco", padre, aparta de mí este cáliz).

Dice el saber popular que el tiempo pone todas las cosas en su sitio, pero el saber popular, a veces, también se equivoca, verbigracia: si bien es de justicia que veinticinco años después nadie se acuerde, por seguir con el mismo ejemplo, de los dichosos Azul Y Negro, sólo cabría calificar de infamia histórica que nadie se acuerde tampoco de La Mode. Sobre todo cuando se ha rebuscado en los baúles de la Movida para rescatar, con el pretexto de la puñetera nostalgia (cualquier tiempo pasado fue mejor, etcétera), hasta las cosas que mejor hubieran permanecido allí, bien ocultas, fermentando para siempre entre bolitas de Polil. Cabe, pues, preguntarse por qué el tiempo o el recuerdo han tratado a algunas bandas de aquélla época con mejor fortuna que a otras, a veces sin una justificación demasiado clara. Se nos ocurre: vale que tanto Nacha Pop como Gabinete Caligari molaban mucho. Pero es que Gabinete Caligari molaron mucho durante mucho más tiempo que Nacha Pop. Y si no, acuérdense: más o menos en la misma época en que Nacha Pop hacían "Chica de ayer", Gabinete Caligari hacían "Cuatro rosas". Empate técnico. Pero avancemos cinco o seis años y veremos que cuando Nacha Pop practicaban el tocomocho con engendros como "Vístete" (¡aaargh!), Gabinete Caligari publicaban "Camino Soria". Victoria por goleada apabullante para el Sr. Urrutia y sus secuaces, y exigimos desde ya un monumento al lado de Las Ventas con una copia en oro de "Camino Soria" sobre un pedestal de mármol. ¿A que parece claro? Pues hagan la prueba: hoy en día declararse fan de Nacha Pop es sinónimo de cool y buen gusto, pero nadie en su sano juicio confesaría en público su devoción por los Gabinete si no quiere verse condenado al ostracismo. "Qué humanidad", como decía el amigo Benny Moré.

¿Lo ven? Ya estoy, como siempre, extendiéndome en demasía. Intentaremos explicarlo en pocas palabras, las mismas que bastarían a un buen entendedor: si ustedes ya conocen a La Mode, ya saben de lo que estoy hablando. Y si no, les sugiero, les conmino, les ruego, les imploro que por la vía que sea se hagan con este disco. Cómprenlo, bájenselo de Internet, hagan que un amigo se lo grabe, róbenlo en una tienda si es necesario, voto a bríos, pero no se queden sin oír esto. Para que se hagan una idea, este disco es la única razón por la que yo, aficionado a las listas como (casi) cualquier melómano enfermizo, me he negado siempre sin embargo a leer cualquier publicación que nos prometa, por ejemplo, "conoce los 100 mejores discos de la historia del pop EN ESPAÑOL". Y ello se debe, simplemente, a que sé que si en el número 1 de cualquiera de esas malditas listas no aparece "El eterno femenino", me voy a enfadar mucho. Dicho lo cual, nada más, salvo que no me resisto a reproducir a continuación la letra de la canción que daba título al álbum, obra, como todas las de La Mode, del grandísimo Fernando Márquez "El Zurdo", un poeta en mayúsculas y uno de esos cantantes que cantan bien-mal que tanto nos gustan:

"Mitos, mujeres, galgos y ciudades,
musas, pintores, gatos y novelas,
reinas, banqueras, hadas y estudiantes,
discos, estrellas, robots y japonesas

tienen ese algo misterioso
que daba miedo a Leonardo y a Amiel,
que sólo las minorías entienden,
que hizo a Warhol esposo de su cassette.

Sintes, hoteles, hormigas y serpientes,
indios, muñecas, películas y vídeos,
cómics, revistas, literas en los trenes,
electrodomésticos y cajas de ritmo

tienen ese algo misterioso..."

Qué ELEGANCIA, Dios mío...

2 comentarios:

Chuso dijo...

Azulynegro podían tener una buena base rítmica, pero en las letras naufragaban miserablemente... jejejeje

ppprats dijo...

Quederá para siempre esta canción, son de las que nunca mueren. tb me encanta Gabinete :-)