viernes, 20 de julio de 2007

Canción del día: "Talk About The Passion" (R.E.M.)

Ya iba siendo hora de que les hablara aquí de una de mis bandas favoritas, aunque creo que ya les había mencionado que hay muy pocas personas en este mundo que sean (o hayan sido) tan fans de R.E.M. como su humilde escribiente. (Sí, ése soy yo.) Y qué mejor excusa para hacerlo que hablarles de esta canción, porque perteneciendo como pertenece a su primer LP, "Murmur" (1983), es un ejemplo perfecto de por qué R.E.M. son hoy en día unos mamuts del rock: porque desde sus primeros pasitos supieron facturar auténticos clásicos.

En realidad, se podría decir que la historia de R.E.M. no es tanto la historia de la evolución de una banda como la de la evolución de un cantante, el señor Michael Stipe, que se busca a sí mismo. Y es que a pesar de que desde un primer momento está clarísimo para el oyente que se encuentra ante un vocalista de personalidad (y voz) única e intransferible, el señor Stipe tardaría todavía un tiempito en convencerse de que, sí, era cantante, y mucho más tiempo todavía en descubrirse a sí mismo (porque finalmente lo hizo) como un gran cantante. La prueba la tienen en este álbum, cuyo título no podría ser más acertado: ¿"Murmur"? Pues sí, "murmullo". Como buen cantante novato el señor Stipe está todavía tímido, reticente, y más que vocalizar murmura, como dubitativo, procurando mantener su voz en un discreto segundo plano. Ya sé que el de la sinestesia es un recurso fácil y que suena a poesía-expendida-al-peso, pero podría decirse que en este disco la voz de Michael Stipe suena, si tal cosa es posible, desenfocada. Borrosa. Nada de qué preocuparse: como decimos, poco a poco don Michael iría cogiendo confianza hasta llegar a soportar el peso de las gloriosas canciones que conformarían sus álbumes "clásicos" (perdón por la insistencia en el adjetivo, pero es que es una verdad como un templo), la imbatible tríada compuesta por "Green", "Out Of Time" y "Automatic For The People", con mención especial a su mejor momento como vocalista, la hermosísima "Nightswimming".

Pero nos estamos adelantando mucho en el tiempo: centrémonos en el año 1983, y en nuestra canción estrella de hoy, la que me ha alegrado el día. Como decíamos, Michael Stipe se encuentra inseguro, bla-bla-bla, lo cual de todos modos le va como anillo al dedo a la letra que canta en este canción: "not everyone can carry the weight of the world". (Desde luego, yo no podría.) Y mientras tanto Buck, Mills y Berry, ajenos a tanta bisoñez, atacan la canción con una ferocidad casi impropia de un medio tiempo, vomitando todo lo que más les gusta de los discos que desde siempre les han fascinado: ¿Rickenbakers a lo Byrds? Vale. ¿Acústicas folkies? Hecho. ¿Cien gramos de Beatles? Vengan. Y lo que les echen. Y ahí lo tienen, señoras y señores: treinta años de historia del rock resumidos en tres minutitos y medio. Grandes, muy grandes desde sus primeros pasos. Hablamos de pasión.

2 comentarios:

Sr Cactus dijo...

Qué grande, buen amigo...y cuanta razón tiene...

MARTIN PECADOR dijo...

Mi buen amigo El Hombre semental, aquí está postrado su siervo martín pecador para besar sus pies y los de su señora si menester fuera o fuese. Qué magnífico artículo sobre R.E.M., y sobretodo por llegar usted -una vez más coincidimos plenamente- a esos discos que menciona, ya que sin duda esos 3 disquines, y quizá arrejuntando el Document (No.5)sería para mí obra indispensable en cualquier discoteca de buen hogar, y posiblemente suficiente y "saciabastante" de los REM.
Amo a los REM, y ahora más que nunca amo a El Hombre Semental.
Venga, bailemos juntos cerrando los ojos y entonando al unísono esa magnífica canción que es "Talk about the Passion".
Gracias, Hombre Semental, me ha llenado de sentimentalismo del bueno, de aquel que obliga a escuchar los viejos discos y dejar escapar alguna lagrimilla.
A seguir.
Suyo, como el alma coqueta que posee,
Martín Pecador.