martes, 17 de julio de 2007

L´uomo é mobile

Errar es humano, decía un proverbio, y rectificar, de sabios, decía otro. Nos referimos a nuestro post del día 30 de Junio donde decíamos (me cito literalmente a mí mismo): "mis gafas son -y siempre han sido y siempre serán- de montura metálica". Bueno, pues el caso es que he ido el otro día a hacerme unas gafas nuevas (puesto que se va uno quedando progresivamente más cegatete) y... oigan, que he salido de la óptica con un par de gafas de pasta, y negras, para más inri. "Qué hombre tan veleta", dirán algunos de ustedes. "Qué caracter tan inestable y tornadizo", dirán otros. Que no, joder. Es que, simplemente, no había otras que me gustaran más. Y además, tampoco es para ponerse así y ¿qué hago yo dándoles explicaciones?. Hombre, copón ya.

...Total, que ya pertenezco oficialmente (suspiro) a la logia de los gafapastas.

2 comentarios:

MARTIN PECADOR dijo...

Oh, mi buen amigo El Hombre Semental, aún no he tenido tiempo de poder visitarle para verle en su nueva apariencia con esos nuevos lupos-pastosos. Seguro que parecerá más apuesto, e incluso –si me apura- le podrá dar un toque mixtilíneo entre Buddy Holly, un físico nuclear, Elvis Costello, un medio pensionista de un colegio trilingüe, Peter Sellers, Mortadelo y un remake de fiftiañero ávido de sexo, rockanroll y cubatines.

Pero usted y yo –al menos- sabemos que usted es muy auténtico, por tanto estoy más que seguro que le dará un toque peculiar, interesante y disciplinario (no pregunte por qué), además de que sin duda “lucirá lindo”.

Suyo, como la chistera siempre es al Mago,

Martín Pecador.

Amparo dijo...

pues q popi! (chincha-rabiña)